lunes, 23 de abril de 2018

CRÍTICA DE LA CRÍTICA EN HOMENAJE AL LIBRO


LO QUE SAN PEDRO TE DÉ, QUE SU DIABLO NO TE LO MALDIGA. 

Los medios de comunicación informan de la reciente concesión del Premio de la Crítica a los mejores libros de narrativa y poesía publicados en España a lo largo del año 2017. En una de sus modalidades ha resultado premiado el libro de un autor en quien concurren las siguientes circunstancias:

  • Un miembro del jurado es o ha sido Catedrático del mismo departamento de literatura (de una Universidad española) del que dicho autor es o ha sido miembro investigador.
  • Otro miembro del jurado fue en su día director de la tesis doctoral del escritor ahora galardonado.
  • Un tercer miembro del jurado fue presidente del tribunal de la tesis doctoral del escritor al que se le otorga el reconocimiento de la crítica. 
  • Además, quien ejerció de miembro secretario del mismo tribunal de esa tesis también ha formado parte del jurado que acaba de conceder el premio este año. 
  • Así mismo, el autor premiado escribió un reseña laudatoria, publicada en el año 2017 en una conocida revista literaria, de uno de los libros cuya autoría corresponde a esa persona que fue secretaria del tribunal de su tesis y que, como se ha dicho, ahora ha sido miembro del jurado del premio que comentamos. Por otra parte, el autor premiado escribe reseñas periódicamente en la sección de crítica literaria y de libros en uno de los periódicos más influyentes de los que se editan en España. 

Es sabido que este premio no va acompañado de dotación económica, pero que sí tiene un importantísimo efecto de prestigio y publicidad para la obra premiada, el autor y la editorial correspondiente. Es conocido también que el premio no lo concede ninguna institución u organismo cultural público. Y aunque ninguna de las circunstancias que he anotado permiten, en y por sí mismas, demeritar la calidad literaria de la obra premiada, sí que hacen pensar críticamente sobre los calidad ética de los criterios de incompatibilidad que existen -si es que los hay- para elegir los miembros de cada uno de los jurados en cuestión. ¿O no? En caso contrario, las asociaciones literarias o periodísticas se convierten fácilmente en «sociedades de socorros mutuos», como suele decir un gran poeta en sus justas denuncias de los repetidos déficits éticos que desprestigian a las distribuidoras de prestigios o beneficios. 



(tvb)


sábado, 21 de abril de 2018

ETA: NI LÓGICA NI ÉTICA.

Los discursos de la organización terrorista ETA, sus parergas y sus paralipómenas siempre tuvieron problemas con la lógica proposicional y la lógica cuantificacional: ya se sabe, con las malditas expresiones disyuntivas, condicionales y aquellas en que se usan el «todos», «algunos», etc. Pero el problema verdadero de sus declaraciones no reside en su defecto formal, sino que este se debe a sus graves carencias materiales en ethos democrático. Así, leído lo declarado ayer, esto va acorde con lo que se hizo. Y no puedo sino pensar que ya no se hace porque no sale a cuenta. Además de porque ya no pueden como pudieron en sus días de gloria mortal. Vamos, que ahora no toca. 


[Nota. Mi lectura personal de la declaración publicada en: 



En las últimas misivas de la banda terrorista de ETA se pide perdón solo a las víctimas colaterales de sus acciones, es decir, a las que no tienen relación con lo que ETA llama el conflicto, pero que resultaron damnificadas a causa de errores o equivocaciones cometidos por la banda. A las demás víctimas, las que sufrieron daños y sí las considera responsables del conflicto, se les muestra respeto aunque no se les pide perdón ni disculpas: se expresa un pesar que se dice ser veraz en tanto que padencen daño.  (¿Perdón selectivo tan selectivo como las acciones terroristas? ¿Te mato, te secuestro, te extorsiono, pero te muestro respeto? ¿Lucha armada del guerrero del antifaz? ) La autoría del sufrimiento, daño y dolor reconocido se contextualiza como respuesta a un sufrimiento que le precede (¿Guerra Civil y dictadura?) y que, además, le sigue (¿presos y torturas policiales?). A la vez que se declara que las acciones no debieron nunca haber tenido lugar, se afirma disyuntivamente que no debieron prolongarse tanto tiempo. (¿En qué quedamos, debieron darse o debieron darse durante menos tiempo?) Si bien ETA reconoce su responsabilidad, sin embargo, manifiesta que la responsabilidad no es solo achacable a sus acciones, sino que todos tenemos responsabilidad por el sufrimiento causado. (¿Dónde queda la responsabilidad -y la culpabilidad- cuando estas son de todos?) De hecho, ETA no reconoce el carácter injusto de sus acciones, sino que a pesar de considerar entendible que algunos juzguen injustos los sufrimientos, sin embargo, rechaza tratarlos bajo el prisma de la injusticia porque hay que consolidar la búsqueda de un futuro de paz y reconciliación. El compromiso que ETA dice tener para que no vuelvan a repetirse sus acciones lo vincula a la solución democrática de lo que define como conflicto político. (¿Alsasua como modelo de respeto, sentimiento de pesar, reconciliación, bla, bla, bla, …?)]


(tvb)


domingo, 25 de marzo de 2018

(5) MEMENTOS DE MARZO

«Viernes de Dolores»

Dolores era una persona que vivía en mi pueblo hace un buen puñado de años. Dolores padecía algún grado de deficiencia mental. Dolores tenía aspecto descuidado y de cierto desaseo. Dolores solicitaba atención con insistencia, era afectuosa y muy dolida al notar desprecio. Dolores hacía pequeños recados para algunas familias del pueblo. Dolores venía a nuestra tienda para comprar, sobre todo, para comprar recambios de fregonas. Pero Dolores venía, como Dolores, una vez al año: cada Viernes de Dolores se personaba para pedir a mi madre que le diera un regalo por su santo. Dolores siempre la besaba, pero el día de Dolores la besaba y abrazaba especialmente. Y mi madre correspondía con sincero cariño. Dolores, efusiva y agradecida, recibía el regalo y se marchaba con pocas ganas de irse. Con una mano lo apretaba fuerte contra su pecho y con la otra se limpiaba las lágrimas pasándose su mandil por el rostro. Dolores seguía viniendo a comprar durante el resto del año. Mi madre no olvidaba adelantarse, con algún pequeño obsequio, al próximo Viernes de Dolores. Dolores y mi madre no se resignaban a que cada día no fuese también algo de viernes, ni tampoco a que los dolores agotasen por completo el tiempo de los días. La imposible redención siempre tuvo una cita en nuestra casa: la cita de todos los viernes.


(tvb)


[Imagen de una obra de Ángel González]

(4) MEMENTOS DE MARZO

Para ti, ESTEBAN MOLINA GONZÁLEZ:
Hermano y Amigo, en el sexto aniversario de tu fallecimiento:


DIFÍCIL (de un poema de Vicente Aleixandre)
...
Todo es difícil. El silencio. La majestad. El coraje:
el supremo valor de la vida continua.
Este saber que cada minuto sigue a cada minuto,
y así hasta lo eterno.
Difícil, no creer en la muerte; porque nadie cree en la muerte.
Hablamos de que morimos, pero no lo creemos.
Vemos muertos, pisamos
muertos: separamos
los muertos. ¡Sí, nosotros vivimos!
Muchas veces he visto
esas hormigas, las bestezuelas tenaces viviendo,
y he visto una gran bota caer y salvarse muy pocas.
Y he visto y he contado las que seguían, y su divina indiferencia, /
Y las he mirado apartar a las muertas y seguir afanosas,
Y he comprendido que separaban a sus muertos como a las demás /
sobrevenidas piedrecillas del campo.

Y así los hombres cuando ven a sus muertos
y los entierran, y sin conocer a los muertos viven, aman, se obstinan. /
...

(Vicente Aleixandre. Historia del corazón.)



[Fotografías de nuestra amiga Encarna García Cabrero, regalo de una maravillosa eclosión fotográfica] 

(3) MEMENTOS DE MARZO

Y su voz te despertaba.



Amaneció, y ella -la voz materna del día- te llamó para que mirases con gozo la exuberante nevada. Pasmado en tu alma de niño, por el espeso color blanco de la vida, te entregaste al horizonte incierto y frío de un amor temprano. Más tarde, con tu cuerpo en fuga, saliste a jugar con el mundo. ¿Recuerdas el lamento de la nieve cuando la pisabas al correr en medio de las olivas? ¿Recuerdas cómo la tierra, la vida misma, musitaba dolor en los pliegues de su capa blanca? ¡Recuerda tu despertar con la nevada, recuerda y no olvides la voz que te llamaba!



(tvb)




[Imagen  de Siles (Jaén), fotografía del amigo Paulino Mendoza. Gracias con afecto.]

(2) MEMENTOS DE MARZO

Lo que cuentan, por ahí, que dijo Sócrates a los falsos profetas y Jesús a los sofistas:


DIFERENDO

A Gema Atoche y Juan Meneses:
artistas, en amistad. 



Y te acercas tan ufano
para hablarme del paso de los días
sin tú haber aprendido aún
que todo hoy es el mañana del ayer
¡y el ayer de todo mañana!
Y tú vienes tan altivo
a predicarme el amor por la verdad
sin que hayas sabido nunca tú
que con la verdad te mueres
que por la verdad nos matan.
Y te echas junto a mí
en este lecho de mi muerte fría
para susurrarme un falso sueño eterno
sin tú comprender lo absoluto
de la interminable pesadilla del tiempo.


(tvb)







[Imagen: cuadro de la pintora Gema Atoche]

(1) MEMENTOS DE MARZO


A UN SAUCE

Para Tinín, amigo.


Si nadie, ni ella ni él, vigilaban la escaleras,
allá que iba el niño, subiendo de dos en dos
a lo más alto, hasta la cámara de la casa,
para mirar desde arriba lo que un viejo muro
tapiaba detrás de sí, a ras de calle y suelo.


Hincando las rodillas en un áspero capacho,
asomaba su cuerpo como paloma de alcoba;
con feliz alma de crío, por el ojo de la ventana
oteaba el territorio de un solitario sauce llorón.


Y el árbol, muy sediento, ahora se dejaba ver:
el firme tronco, los cabellos de hojas verdes,
melena de largas ramas jugando con el viento,
lágrimas del corazón gimiendo al atardecer.


(tvb)





(Imagen de un cuadro de C. Monet)

miércoles, 28 de febrero de 2018

LA TURBIA IMAGEN DE SER


¿Ya vas viendo que sí:
que la Justicia no siempre
en la vida sale perdiendo,
que las cosas no terminan
tan bien como nos dicen
para cualquier pudiente?

Opulentos de mil raleas,
de puro linaje nación,
cuando pagan sus deudas
por males que a otros
en cuerpo y alma hicieron,
aún se quieren agenciar
la turbia imagen de ser
pobres reos de la justicia.

Y persisten en conseguirlo
para continuar triunfando
en la bolsa y en la vida,
contra quien vive muriendo.

A eso lo llaman ellos
-con pose de grandeur-
una demanda de justicia.
Imagen clara, más bien,
de una justicia torcida,
de una injusta victoria. 

Qué dulces y flemáticos
en la expresión de dolor,
qué aflicción en sus aliados,
qué divinos de tan divinos,

¡pero qué zaína se oye su voz
hablando de altos principios!


(tvb)